lunes, 5 de diciembre de 2016

Balances y Propositos

Y ya estamos en diciembre, el mes de los buenos sentimientos, de las promesas para el 2017 ( esas que  casi nunca terminamos cumpliendo). No me gusta especialmente la navidad, hace frío, no me gustan las tradiciones, prefiero ver a las personas que quiero cualquier día del año que no tenga que ser 25 de diciembre o comprar un regalo inesperado que no tenga que ser el día de Reyes.


 Diciembre es un mes de demasiados compromisos, demasiados whatsapps en cadena que aburren y pocos mensajes especiales  de esos que escribes desde el corazón a las personas que te importan.  Aún así mentiría si dijera que no me gusta llegar a casa de mi madre y ver el árbol de navidad, que las calles estén llenas de luces que dan un color diferente a la ciudad y por supuesto correr el  día 31 la San Silvestre como tantos años llevo haciendo así que a lo mejor, la Navidad no está tan mal, todo depende de como se mire.








También es una fecha en la que todos solemos hacer un balance interno de las cosas buenas y malas que nos han sucedido a lo largo del año. Tiempo de pensar en lo que hemos vivido,  en lo que hemos aprendido, en los errores que hemos cometido, en los buenos y en los malos momentos, en las personas que hemos conocido o que nos han decepcionado o en las que siempre están ahí pase lo que pase.... y también de pensar en lo que queremos para el próximo año y en que tenemos que hacer para conseguirlo.
















No quiero entrar aquí en temas personales porque es el lugar  en donde cuento mi vida deportiva y por ello quiero hacer un balance de lo que ha sido para mi el 2016 en lo que a lo  deportivo se refiere.


Como puntos negativos, soy consciente de que empecé la temporada muy tarde y muy fuera de forma y me costó mucho volver a encontrarme bien en los entrenamientos. Tengo especial mal recuerdo de algunas carreras como Lisboa, Bilbao, Monegros, Doñana, Malasia... en las que desde el minuto uno sabes  que tu cuerpo ese día no responde y no te vas a encontrar como desearías y tu cabeza se va con él al mismo pozo negro. Momentos duros de los que siempre hay que sacar el lado positivo  porque siempre está ahí y sobre todo ser autocríticos y aprender de los errores cometidos para intentar no volver a cometerlos, al final la vida es un aprendizaje continuo.






También soy consciente de que esta temporada no he tenido ningún gran resultado pero no todas las temporadas son iguales, no todos los años trabajamos las mismas horas, no siempre tenemos las mismas ganas de entrenar, la misma ilusión y motivación o damos importancia a las mismas cosas,  tenemos los mismos problemas personales, tenemos suerte o la dejamos de tener y un millón de cosas más que influyen en nuestra vida y en nuestro día a día pero esto no es una excusa porque solo hay un camino al éxito y es el trabajo diario.





Si pienso en las cosas positivas me vienen muchas más a la cabeza.

He conseguido crear un club de triatlón con el que estoy feliz, he conocido gente genial, con ilusión y ganas de entrenar que mejoran día a día y además tengo la suerte de poder entrenar con ellos muchas veces  y de haber compartido grandes momentos en diferentes competiciones.




El full de Vitoria fue otro momento especial para mi en el que supe vencer mis miedos y cruzar la línea de meta a pesar de que ese día yo también sufrí mucho pero tener a mi gente animándome  y también a otros muchos que no conozco que gritaban mi nombre cada vez que pasaba te hace sacar fuerzas de donde no las tienes para dar lo poco que tienes dentro. Volveré y con muchas más ganas en 2017.






Zarautz, Gandía e Ibiza también son pruebas en las que pude disfrutar compitiendo, con ese sufrimiento que tiene la competición pero que es un sufrimiento positivo, que nos gusta y que nos hace cruzar la línea de meta con una sonrisa y un sentimiento de satisfacción, esa satisfacción que tanto nos engancha de este deporte y que necesitamos para sentirnos bien con nosotros  mismos.






Como todos,  yo también tengo mis propósitos para el 2017 aunque espero haber empezado a cumplirlos ya porque  me he adelantado un poco al nuevo año... al igual que con el turrón que el Suchard ya ha pasado por mis manos jjijijjj , no sé si los conseguiré o no,  pero dicen que lo importante es intentarlo ¿no?






No quiero terminar sin agradecer a algunas personas/ marcas que me han apoyado en lo deportivo este año como son Spiuk,  Txirrinduz, Speedsix, Ciclos Boyer y Almacenes Eguren y también a Carlos Sebastian que siempre me saca un hueco hasta cuando le aviso unas horas antes para dejarme las piernas perfectas.

Espero que vosotros también estéis pensando en vuestros objetivos para este nuevo 2017 y sobre todo que estén llenos de ganas e ilusión y por supuesto que se  cumplan ;)











jueves, 13 de octubre de 2016

JULIO-AGOSTO-SEPTIEMBRE-OCTUBRE

Llevo muchos meses sin pararme a escribir, exactamente desde el 2 de julio que fue mi última entrada antes del Triathlon de Vitoria.

Tenía una cuenta pendiente en mi casa, una mezcla de muchos sentimientos, un mal sabor de boca del 2015, miedo de volver a enfrentarme a esta prueba pero también esas ganas y esa ilusión de volver a hacer un ironman y sobre todo de disfrutarlo en mi ciudad.

Ya os hice en su día un breve resumen de como me fue, no hice el ironman de mi vida, ni mi mejor marca en un ironman, no me importa el 5º puesto en meta, me quedo con que supe luchar contra mis peores demonios en una maratón que no me lo puso nada fácil pero al cruzar la meta solo tenía ganas de volver en el 2016 y con ganas de mucho más. Cada ironman que hago más duro me parece. Volveré...














Después del Triathlon de Vitoria vino un cambio de aires, un verano de compaginar el trabajo de socorrista con entrenos fáciles, de disfrutar un poco de las fiestas de Vitoria, de salir con los amigos y de desconectar de la rutina del resto del año.




En el único fin de semana libre que tuve decidí participar en el Triatlón de Buelna. Sabia que la forma no me acompaña pero siempre tienes la esperanza de tirar de las rentas pero no fue así. Horribles sensaciones desde el primer momento que me hicieron retirarme en la carrera a pie. Ni el cuerpo, ni la cabeza estaban preparados para enfrentarse a un half y querer estar bien.




Como hace ya tiempo que no me llevo disgustos cuando las cosas no salen como quiero, siempre me repongo y centro mis pensamientos en las próximas pruebas y en que hacer para que salgan mejor, siempre hay que ser consciente de donde se está y a donde se quiere ir y sobre todo de lo que tenemos que hacer para conseguirlo.

Hace mucho que los malos resultados no son  un rompecabezas para mi, hago triatlón porque me hace feliz, porque me gusta entrenar y entrenar con mis compañeros, me gusta viajar, me gusta competir, me gusta conocer gente y me hace sentirme bien, por lo que hasta de las peores competiciones o peores momentos podemos sacar cosas positivas. Cada día el nivel es más alto y si se quiere estar delante hay que darlo todo cada día en cada entrenamiento y dedicarse en cuerpo y alma a este deporte que tanta exigencia requiere. Doce años haciendo el mismo deporte no son siempre fáciles de llevar, la vida da muchas vueltas, no siempre nos encontramos en el mejor momento o tenemos suficiente tiempo para entrenar o simplemente no tenemos ganas por eso creo que es importante aceptar el momento en el que estamos y disfrutar de él.



Después de la retirada de Buelna decidí centrarme un mes a entrenar con un poco  de constancia de cara a las próximas competiciones para terminar la temporada lo mejor posible. El siguiente objetivo era el Desafio Doñana, prueba que me gustó mucho en la anterior edición que participé. Es una prueba dura pero que tiene un encanto especial.

La bici no fue como esperaba y perdí los grupos de delante demasiado pronto. Después luche todo lo que pude para perder el menos tiempo en bici pero solo me sirvió para bajarme a correr vacía mientras mis rivales fueron guardando en el pelotón. Tenía esperanzas de encontrarme bien en la carrera a pie pero no fue así y fui viendo como perdía posiciones y me iba viniendo abajo hasta entrar en 5º posición en meta.


 Como muchas veces me cuesta sacar buenos entrenos a veces prefiero competir para conseguir ese punto de exigencia que no consigo tener entrenando por lo que al finde siguiente del Desafío decidí participar en la Media Maratón de Miranda como un buen entrenamiento a pie con mis compañeros de Aloha Triathlon. Mi objetivo era ver como estoy a pie porque no se por que motivo no estoy consiguiendo rendir en la carrera a pie cuando me bajo de la bici. No quería hacerla a tope porque una media pasa mucha factura muscularmente y estaba tocada de los 30km a pie de Doñana  pero finalmente terminé contenta con un tiempo de 1h31 y un 2º puesto y con un bonito dolor de piernas de regalo.




Y este fin de semana tocaba participar en el Half Ican Gandia. Se puede decir que es la prueba en la que mejores sensaciones he tenido de principio a fin aunque la media maratón se me volvió a hacer de nuevo bastante dura y entré en meta a 10´´ del tercer puesto en una carrera muy peleada.  Disfruté mucho tanto del viaje como de la competición.














Ahora toca pensar en Ibiza, Cto de España de Larga Distancia, primera vez en la isla y primera vez en esta distancia de 4km-120km-30km, con ganas de encontrarme bien el 23 de octubre :)

sábado, 2 de julio de 2016

Crónica de las últimas competiciones

Mucho tiempo de nuevo sin ponerme aquí a escribir, a veces la falta de tiempo puede que sea una buena señal porque quiere decir que estamos ocupados y eso en muchas ocasiones puede ser algo positivo.


Como sabéis llevaba muchos meses sin ponerme un dorsal porque no me veía como para ponerme a competir después de muchos meses entrenando lo mínimo. A principios de abril me puse las pilas con los entrenos,  pero claro, milagros si acaso en Lourdes pero en el entrenamiento los justos, así que me ha costado muchísimo esfuerzo y paciencia ir cogiendo la forma. El deporte es igual de desagradecido que el moreno, cuesta tanto conseguirlo y se va en dos días.




Con apenas un mes de entrenamientos me planté en el Half de Lisboa a principios de mayo. Muchas dudas e inseguridades recorrían mis pensamientos y para mejorarlo todo un poquito me cogí una gastroenteritis dos días antes de la prueba, estaba muerta... pero como ya tenía planeado el viaje con mis compañeros de equipo pues allí me fui sabiendo que no estaba en condiciones de afrontar un half. El día de la prueba cuando me levante mi cuerpo no estaba mucho mejor y encima el día se levanto con frío, lluvia y muchísimo viento. Se dio la salida y me encontré sin fuerzas, ni ritmo desde la primera brazadas. Nadé los 1900 metros pensando en que leches estaba haciendo allí pero había que salir del agua. Me subí a la bici con la esperanza de que todo mejorase pero no....empeoro...no paraba de diluviar, estaba congelada y me encontraba fatal así que en el kilómetro 40 decidí que lo mejor era un retirada a tiempo. Con el ánimo por los suelos y solo pensando en entrar en calor volví a boxes, menos mal que estaban allí todos mis compañeros para ayudarme a recuperar la buena cara y pensar en la siguiente prueba.





Como me quedé con mal sabor de boca decidí que al finde siguiente quería ir al Ecotrimad, otra prueba de media distancia que se disputa en la Sierra de Madrid. Se de sobra y por experiencia que estas cosas improvisadas no me suelen salir bien pero como soy muy cabezona pues allí me fui. Las cosas en el Ecotrimad también empezaron un poco torcidas porque por la baja temperatura del agua el segmento de natación se convirtió en carrera a pie pasando a ser un duatlón de larga distancia. No pasa nada, me gusta correr.... vamos con el positivismo jaja. Tras los 6km a pie y a falta de 20 kilómetros para terminar la bici y yendo en 2ª posición veo a un montón de gente parada y nos informan de que se suspende la carrera por un grave accidente. Jamás me había pasado algo así en toda mi vida deportiva pero no quedo otra que llegar de manera neutralizada hasta boxes y cada uno para su casa. Segundo batacazo en una semana.




Con el único objetivo de cruzar una linea de meta este 2016 me fui al Bilbao Triathlon dos semanas después. Ya no sabía ni que pensar.... Una prueba como siempre con muchísimo nivel y grandes triatletas. De nuevo desde la primera brazada me sentí sin ritmo, al final me falta ese ritmo y ese saber sufrir que te da la competición y ese solo se gana compitiendo así que para eso estábamos allí. La ría se me hizo más larga que nunca, Vivero más duro y la carrera a pie....como una maratón por el desierto pero al menos cruce la línea de meta, no como lo hubiera deseado pero la cruce, un objetivo cumplido con un 10º puesto.




Otras dos semanas pasaron y esta vez tocaba Zarautz, sin duda una de mis pruebas favoritas y con más encanto. Tenía ganas de disfrutar compitiendo y encontrarme un poquito mejor. La natación de Zarautz nunca ha sido lo mio, no sé orientarme bien allí y no se me da bien nadar en el mar así que salí bastante más retrasada de los normal. En la bici tampoco me encontré demasiado bien y se me hizo más dura que en años anteriores pero cuando me bajé a correr por fin encontré esas sensaciones que no tenía hace tiempo y pude disfrutar corriendo por las calles de Zarautz e irme a casa con un poquito más de ánimo y con un puesto 13º, mi peor puesto en esta prueba pero con un rendimiento parecido a años anteriores lo que quiere decir que cada año sube el nivel.




Como seguía sin sentirme con ritmo y los compañeros del Aloha iban a correr la prueba de larga distancia de Monegros aún siendo un poco locura correr dos findes seguidos decidí ir con ellos porque me apetecía competir y conocer una prueba diferente. Me gustó mucho la prueba, muy dura por el viento y la dureza de la carrera a pie y me fui a casa con un 5ª puesto y encontrándome sin chispa después de Zarautz pero contenta de terminar otra prueba más y de volver a disfrutar compitiendo.












4 días después de Monegros en Vitoria se celebraba la carrera Nocturna de San Juan, una carrera que me gusta mucho por el centro y con muy buen ambiente  y ya que estaba con el mono de competición también decidí correrla a ver como respondían las piernas. Cuando se sufre hasta 6 kilómetros son largos. Bonita noche con un 5º puesto y un buen flato desde el kilómetros dos aja.




Tan solo 7 días después tenía otro half en la agenda, esta vez en Portugal, en Caminha para ayudar a mi equipo Atletico de Portugal en el campeonato nacional de larga distancia. Me habían dicho que era mejor llevar bici de carretera porque había mucho desnivel en bici y con un terreno muy malo pero no sabía lo que me esperaba... el half más duro que he hecho hasta ahora. Me encontré genial nadando y en la carrera a pie y la bici pues....no era mi circuito, incluso me entraron ganas de llorar pensando que la subida jamás terminaría  pero aún así conseguí disfrutar de la prueba, terminar con buen sabor de boca y un 3º puesto. Cuanto más conozco Portugal, más me gusta.




Hoy ya ha pasado una semana del Half de Caminha y  falta otra para el Triathlon de Vitoria en el que estaré en la salida del full. Me ha costado mucho volver a coger la forma aunque seguramente no sea la mejor que he tenido, me ha costado mucho cuadrar entrenos con el trabajo y otros obstáculos que te pone el día a día y no he tenido tiempo para entrenar bien lo que requiere un ironman, pero después del año pasado lo que tengo claro es que salgo a disfrutar, a dar lo mejor de mi, con ganas de sufrir, con ganas de mi gente, de mi ciudad, de hacer mi carrera y con muchas cosas aprendidas y errores que sé que no puedo cometer de las pruebas hechas hasta ahora este año.

Quiero agradecer en esta entrada a cada uno de mis compañeros de Aloha Triathlon que han hecho que estos meses hayan sido más fáciles, me han ayudado en cada entreno, han venido a animarme a las competiciones y han estado dándome ánimos cada día. Gracias chicos :)





viernes, 26 de febrero de 2016

Pensamientos

Llevo mucho tiempo sin pasarme por mi web y  cuando me dicen que escriba algo suelo responder que no tengo nada nuevo que contar. En estos últimos meses la verdad es que he estado más centrada en el nuevo equipo y en entrenar con ellos que en mis propios entrenamientos, seguramente no haya sido la mejor opción para mi rendimiento pero la ilusión y las ganas que contagian todas las personas que están empezando a engancharse a este deporte te hacen recordar y darte cuenta de por qué amas tanto el deporte y de por qué lo escogiste como forma de vida cuando se te han cruzado muchos otros caminos en tu vida y finalmente siempre has vuelto a escoger el camino correcto que te vuelve a llevar hasta él.

 Una de las cosas que más  me llena es enseñar y transmitir a la gente lo que me ha dado el triatlón y habrá gente que nos llame locos pero pienso que sin deporte no se puede ser feliz.
A veces después de tantos años haciendo lo mismo es difícil mantener esas ganas y esa ilusión intactas cada día y hay muchos días en los que cuesta tirarse a la piscina o salir a la carretera a sufrir pero entonces es cuando recuerdas todo lo que te da el deporte y sobre todo recuerdas lo bien que hace que te sientas y que no puedas vivir sin ello.


Soy de las que piensa que nada o casi nada es para siempre, que pocas cosas  y personas son  imprescindibles, que me adaptaría casi seguro a cualquier situación, pienso que  las amistades cambian, las parejas van y vienen, las modas son pasajeras, las mejores noches de tu vida solo duran eso, una noche; los mayores placeres duran segundos mientras que los malos momentos parecen durar toda una eternidad, las personas y las situaciones cambian, al igual que las estaciones pero el bienestar que te hace sentir el salir a entrenar no lo cambio por nada del mundo  porque siempre está ahí para hacer que un día malo se convierta en bueno o para hacerte compañía en los peores días o momentos cuando parece que el resto del mundo ha desaparecido. Música a todo volumen, sentir el viento  en la cara y correr sin pensar en nada en soledad son de las cosas que más me gustan en el mundo y sin las que no podría vivir.





Y volviendo al presente estoy deseando que llegue la época de empezar a competir,  de buen tiempo, de días largos de luz para poder correr por los bosques de Vitoria. Después de muchas dudas sobre lo que quiero hacer esta temporada he decidido dejar los duatlones de lado y centrarme en entrenar para las pruebas de media y larga distancia. Tengo ganas de volver a sentir que estoy entrenando de verdad y sentirme como a mi me gusta, yo misma.





miércoles, 18 de noviembre de 2015

Varios cambios de cara al 2016

"Nadie quiere desorganizar su mundo. Por eso, mucha gente consigue controlar esta amenaza y es capaz de mantener en pie una estructura que ya está podrida. Son los ingenieros de las cosas superadas. Once minutos, Paulo Coelho."
 
 
 
 
Y es que la entrada de hoy va de cambios. El primer cambio grande es que dejo lo que ha sido mi equipo los tres últimos años y el que creé junto a Jose Almagro con todas mis ganas en el  año 2012. Mucho ha sido el trabajo que hemos hecho todos en 3Style y muchos han sido los grandes momentos que he vivido con vosotros y estoy segura de que 3style seguirá siendo un gran equipo porque tenéis a dos pedazo de profesionales como son Alejandro Zaragoza y Jose Almagro dirigiendo los entrenamientos y las gestiones del club. Gracias chicos por estos maravilloso 3 años, siempre vais a ser parte de mi.  Nos veremos pronto seguro...



 
 
 
Y cerrando este capítulo abro otro y es la nueva creación de otro club en Vitoria bajo el nombre de Aloha Triathlon. Llevaba mucho tiempo queriendo hacer un proyecto en mi ciudad y ahora es una realidad gracias a un pedazo de grupo de compañeros que me han hecho volver a disfrutar del deporte y recuperar las ganas y la ilusión por el triatlón y por supuesto a los patrocinadores y colaboradores que han confiado en este proyecto. Día a día iremos poniendo novedades del Aloha Triathlon en nuestras redes sociales:
 
Twitter: aloha_triathlon
Instagram: aloha_triathlon
Facebook: Aloha Triathlon
 
 
 
 
 
 
Otro de los cambios de cara al 2016 es que dejo de ser embajadora de Taymory. Tengo que agradecer sobre todo a Omar Tayara toda su ayuda y confianza durante todos estos años pero ha llegado el momento de cambiar y este año será Spiuk quién comparta conmigo esta nueva etapa.
 
 
 
 
 Los que si seguirán conmigo la próxima temporada serán Ciclos Boyer, Fuji, Spiuk, Speedsix, Bryton y Slowfit. Todos sabéis que el 2015 no ha sido el esperado pero todos habéis estado ahí para mandarme mensajes de ánimo cuando lo he necesitado... gracias Mario, Tino y Angel, Dani y Aitor, Fernando, Paco y Carlos por seguir conmigo, espero estar a vuestra altura este próximo 2016.
 
Y por último creo que este año también van a cambiar un poco mis objetivos respecto al calendario. Los últimos dos años he querido centrarme sobre todo en la media y la larga distancia pero la falta de tiempo que tengo ahora para entrenar y la experiencia de este 2015 me han hecho cambiar un poco la forma de enfocar los entrenamientos y la planificación así que el objetivo este invierno es estar fuerte a pie tanto en la media como en los crosses que correré con mi Club La Blanca, del que este año soy responsable de la parte de Deporte Femenino  y después llegar a tope a la temporada de duatlón en la que quiero correr todos los fin de semanas que pueda y terminarla en abril en el Cto de España en el que hace muchos años que no participo.
 
Después me centraré en la media distancia ya que no quiero perderme pruebas como Zarautz, mi favorita sin duda alguna y por supuesto estaré en la línea de salida de Vitoria aunque todavía no he decidido en que distancia, de momento voy día a día y paso a paso disfrutando de mi camino....
 
 
 
 
 
 

domingo, 11 de octubre de 2015

Disfrutando de correr :)

Hace poco más de un mes que escribí una entrada contando lo que había pasado por mi cabeza los últimos meses desde mi retirada en el Triathlon de Vitoria pero muchas cosas han cambiado desde entonces tanto en el ámbito personal como en el deportivo y he dado carpetazo a esa época negra que para mi ya es agua pasada.

En este último mes he recuperado la ilusión, las ganas y la alegría que siempre me ha aportado el deporte. Muchas razones y personas han sido las culpables y esta vez en el  buen sentido de la palabra, de mi cambio de actitud. Quiero dar las gracias a una persona en especial que me ha ayudado muchísimo en este último mes y esta foto va por ti, gracias Garazi Korta por estar siempre ahí  ;)





También quiero dar las gracias  a mi grupo del BAKH, gracias por los buenos momentos que me habéis hecho pasar en las últimas carreras y por la  buena compañía en los entrenos, sufrir con gente como vosotros y entre risas siempre es más fácil. 

 Estoy muy contenta y muy orgullosa de este grupo, de como empezamos y de cuántos somos ahora y sobre todo de ver el buen ambiente que se ha creado y de lo que mejora la gente día a día.   Gracias Aitor por acompañarme en las dos últimas pruebas y ayudarme a bajar de esos 40 minutos que tantas ganas les tenía hace ya mucho tiempo ;)






Y por último os dejo un resumen de las pruebas en las que he participado en el último mes.



1º puesto Ponle Freno Vitoria






1º puesto junto a Alvaro Verdugo Kros Mixto IKA








2º puesto 10km de La Rioja Alavesa





1º puesto 10km Ciudad de Miranda







5º puesto hoy en los 10km de Las Tres Playas de Donosti con mejor marca personal en 10km








No quiero despedirme sin dar por último las gracias, ya que hoy es día de agradecimientos a Carlos Sebastián y a SLOWfit por su ayuda, siempre cuidándome en todos los aspectos y también a esas personas que estáis siempre pendientes de mi, apoyándome y animándome :)






 Seguimos sumando, con ganas de seguir disfrutando de hacer lo que me gusta y me apetece.







 

miércoles, 9 de septiembre de 2015

Punto y Aparte


Muchos meses sin pasarme por aquí, muchas carreras sin crónica y pocas ganas de ponerme a escribir sobre ellas. No sé muy bien que ha pasado esta temporada, durante muchos meses me he esforzado día tras día con ilusión y ganas en cada entrenamiento, sacrificando muchas cosas y haciendo malabares para compaginar el trabajo con el volumen de entrenamiento que requiere preparar una prueba de larga distancia. Al contrario que el resto de temporadas este año he tenido ganas de entrenar y en cambio no de competir.

Cada carrera en la que he participado esta temporada ha ido quitándome un poquito de la  ilusión con la que empecé a entrenar en noviembre hasta que llegue al Triathlon de Vitoria con el saco vacío. Puede que este año la suerte no me haya acompañado y que mi cabeza me haya jugado malas pasadas ya que cuanto más te esfuerzas más quieres ver en el momento de la verdad y cuando las cosas no salen como esperas o como quieres es cuando te empiezas a plantear si tanto esfuerzo merece la pena y este pensamiento se me ha pasado este año por la cabeza en cada competición, no dejándome sacar lo mejor de mi.



Muchos me habéis preguntado que me pasó en Vitoria y no tengo respuesta, no me pasó nada, simplemente no estaba disfrutando con lo que estaba haciendo, estaba pasando un mal rato y sin ganas, ilusión,  motivación y con pensamientos negativos rondándote la cabeza es imposible afrontar un ironman por lo que decidí irme a casa en vez de bajarme a correr, no sé si me arrepiento o no de la decisión que tome pero en ese momento no tenía fuerzas para seguir.


Después de esta retirada he pensado mucho, he cambiado mucho de idea, he dado vueltas a todo y lo que he sacado en claro es que tengo que volver a disfrutar de este deporte como lo hacía antes, cuando me daba igual con 17 años ir a nadar hasta las 11 de la noche, volverme en bici a casa y levantarme a las 7 de la mañana al día siguiente, cosa que a día de hoy ni me plantearía hacer porque me falta la ilusión y las ganas que tenía entonces.

Este deporte me ha dado muchas cosas, he crecido con él y me ha llenado más que ninguna otra cosa por eso quiero volver a sentir eso y volver a pasármelo bien compitiendo, sin que me importe el resultado, sin sentirme mal cada vez que me salto un entrenamiento o los ritmos no salen como tienen que salir.

Esto no es una despedida ni mucho menos, no sé que haré la temporada que viene pero ahora solo quiero ir disfrutando del camino y seguro que así los resultados terminarán llegando, yo nunca me rindo ;)